Menú Cerrar

La anestesia de la mentira

Cualquier engaño si lo es posible sobre los cimientos del autoengaño

Cuando he buscado raramente he encontrado. O mejor debería decir. He encontrado bastante de autoengaño. Creer encontrar lo que se busca casi seguro es más una estratagema de la mente para enfrentar la desesperación que la percepción propia del hallazgo.

Lo hallado, entonces, creemos que es lo buscado, más sólo es un fantasma de nuestro deseo. Un placebo para soportar la existencia…

Cuando no he buscado, he sido encontrado por aquello que alguna vez haya buscado pero más que probable, ya no deseaba…

Cuando no he buscado, pero me he entregado a mi tiempo, a vivirlo profundamente sin permitir que las mentiras de la mente me distraigan… a veces me he hallado.

Cuando me he hallado debí ante esa experiencia trascendente enfrentar el deseo del otro buscando el fantasma de lo que su búsqueda le hace creer que soy, o peor aún de lo que le hace creer que he alcanzado.


Sin dudas no hay enemigo más formidable que el anestésico de la mentira. Y frente a este hecho pienso que todo engaño sólo es posible sobre los cimientos del autoengaño.

Casi podría enunciar un axioma que sería algo así como a búsqueda infructuosa, placebo inminente.

Marcelo Zamora, 4 de febrero de 2017

Foto: Andrés Durante

https://w.soundcloud.com/player/?url=https%3A//api.soundcloud.com/tracks/247208820&auto_play=true&hide_related=false&show_comments=true&show_user=true&show_reposts=false&visual=true

Compartí