Menú Cerrar

Para cada tiempo, una misión

Un tiempo que pretende que todo empiece y termine en la imagen. Una quimera absurda

Hasta la flor más bella tendrá su ocaso. Porque cada momento en la vida tiene su misión.

La vida nos muestra que nunca una planta gasta todas sus energías en florecer más si lo hace muchas veces, incluso hasta su muerte, en un momento posterior a la floración.

Lejos de ser un final tras el momento del esplendor de la belleza y colorido de la flor llega el momento más importante de todos.

Fructificar.

Marcelo Zamora, 27 de diciembre de 2016

https://w.soundcloud.com/player/?url=https%3A//api.soundcloud.com/tracks/31141577&auto_play=true&hide_related=false&show_comments=true&show_user=true&show_reposts=false&visual=true
Compartí