Menú Cerrar

Sólo desearte que hoy puedas creer

¿Qué caso tendrí­a vivir si consistiera en repetir certezas de otros, si se tratase de replicar lo que ya existe?

Alguien me lo ha deseado cuando era poco más que un chico… Y me ha demostrado que no importa el tiempo.

El tiempo es un cielo que se nubla y se despeja sin preguntarte nada. Sólo esperar como aquella tarde frente a mi casa de la infancia que llegue el pampero a llevarse el calor sofocante de un enero de confusiones.

Sólo desearte que puedas creer. Porque creer no trata de relatos hermosos ni de repeticiones de recetas ajenas, es tu camino abriéndose al horizonte en medio de tormentas. Todo tuyo. De nadie más…

Creer se construye porque se duda, se pregunta, porque se desea… No hay edén que se abra al que ha alquilado certezas ajenas…

¿Qué caso tendría vivir si consistiera en repetir lo que otros han descubierto?

Contemplando la inmensidad de lo más pequeño e insignificante la vida se me presenta como respuesta primera a cualquier interrogante acerca de lo que hacemos aquí…

El agua corriendo por el cauce de los años me ha enseñado que cuando no creas alguien puede hacerlo por vos… Y es por eso que hoy elijo, con todas mis incertidumbres, con todas mis vacilaciones, con todas mis derrotas, con todas mis demoras, con toda mi escasez creer donde la realidad parece vitorearse en todas mis falencias…

Elijo creer con la misma esperanza que creyeron esas personas que lo hacían por mí durante tanto tiempo. Y es por eso que hoy sólo quiero desearte que puedas descubrir, que puedas contemplar, que puedas buscar, que puedas pensar, que puedas apasionarte, que puedas soltar las cosas y abrazar la vida… sólo desearte que hoy puedas creer…

Marcelo Zamora, 24 de Diciembre de 2016

Compartí