Menú Cerrar

Yulunga

Espí­ritu de la Danza

Mitología de los Kamilaroi de Australia

Esta canción de Lisa Gerard y Brendan Perry dice algo así:

“Aunque encontró una razón para vivir igual que antes cuando era un niño, sólo eran sueños hechos de arena.
Sueños que se derrumban y escurren entre las manos.
Pero el el espíritu de vida nos mantiene fuerte y nos hace sobreponernos a la adversidad. En el silencio solitario que hay entre nosotros, el espíritu de vida permanece en la luz en el interior de cada uno.
Nunca pensé que perderíamos la dicha de vivir unos con otros, pero mientras corre sangre en nuestras venas,  de nuestros brazos se levanta el espíritu de vida viviendo en nosotros.”

Yulunga es la diosa serpiente del Arco Iris según una leyenda Watagora.
“Los Watagora era un pueblo feliz que vivía de la caza de canguros, de algunos emús, y de la pesca. Conocían sus límites y trataban de coger sólo lo necesario.
No cazaban más allá de dónde vivía el ave del río que marcaba su frontera Este, (ahora llamado River Duck), y su pueblo podía así vivir alegre.
Pero un día llegaron unas gentes extrañas que se instalaron junto a sus pueblos y empezaron a comportarse como los dueños absolutos de las tierras.
Eran poderosos cazadores capaces de matar a muchos animales,y lo hacían sin necesidad.
Los Watagora empezaron a sentirse molestos por la actitud de aquellos hombres y trataron de expulsarlos sin éxito, porque el enemigo era fuerte y poderoso.
Así que los Watagora ,desesperados, decidieron invocar a los espíritus a través de la danza, para que acudiesen en su ayuda.
Mientras danzaban se desató una gran tormenta, la lluvia torrencial dio paso a un gran claro de Sol, y apareció ante ellos la Diosa “Yulunga” la serpiente Arco iris, que expulsó a los enemigos de su tierra.
Desde aquel día la serpiente Yulunga decidió permanecer con los Watagora por si volviese el enemigo.
Según los Watagora, Yulunga (Serpiente del Arco Irís y espíritu de la danza) todavía duerme en el Río del Pato (River Duck), y se despierta después de cada tormenta cuando es tocada por los rayos del sol, para vigilar el cielo y proteger a las buenas gentes.”
Burramadagal clan of the Dharrug tribe.

Compartí